27 may. 2009

Los hijos pródigos

Todos vuelven: Tom Hanks a investigar símbolos, Quentin Tarantino al celuloide sangriento y Mickey Rourke a los cuadriláteros.

CSI: Vatican City

Dos años después del gran éxito de taquilla de El Código Da Vinci, el director Ron Howard vuelve a adaptar para el cine otra novela de Dan Brown: Angeles y Demonios. El protagonista sigue siendo el profesor experto en símbología Robert Langdon (Tom Hanks), quien esta vez tiene que resolver el misterio de una secta conocida como los Illuminati, quienes han secuestrado a cuatro cardenales mientras se produce un cónclave en el Vaticano para elegir a un nuevo Papa.

Esta película resulta no sólo menos polémica que su antecesora (porque no remece los fundamentos de la Iglesia), sino mucho más entretenida, ligera e inofensiva. Si bien es cierto que recurre a viejos trucos del género como la bomba que siempre aparece a último minuto o el inesperado villano que parecía tan bueno, y que apela a situaciones absurdas y forzadas para conectar las pistas; hay que reconocer que el recorrido turístico por los archivos secretos del Vaticano y sus monumentales iglesias es un gran valor agregado. Además, aunque sea de manera superficial, revive el debate histórico entre ciencia y religión, enfrentando creencias radicales con aquellas mentalidades más abiertas al diálogo.

Título original: Angels & Demons
País y Año: Estados Unidos, 2009
Director: Ron Howard
Actores: Tom Hanks, Ewan McGregor, Ayelet Zurer, Stellan Skarsgård, Armin Mueller-Stahl, entre otros.
Calificación: ***

Un auto de segunda sin frenos

Mientras Quentin Tarantino acaba de presentar en el reciente Festival de Cannes su último film, Inglourious Basterds, aquí nos llega con dos años de retraso su proyecto anterior, A prueba de muerte (Death Proof). En esta cinta, conocemos a dos grupos de amigas en dos episodios distintos, unas se deslizan despreocupadas en los pisos resbalosos de la diversión nocturna, mientras que las otras destilan adrenalina al hacer arriesgadas maniobras en la carretera. Precisamente desde otro vehículo, un psicópata (Kurt Russell) va en busca de ambos grupos para satisfacer sus irreprimibles deseos de atemorizar mujeres.

Tarantino muestra sus habituales marcas registradas: tomas fetichistas de pies femeninos, escenas de una violencia salvaje y explícita, una banda sonora precisa y sensual, etc. La cinta comienza con un ritmo lento, pero una vez que pisa el acelerador, se dirige a toda prisa hacia un final abrupto que no conoce de frenos. Sin llegar a los niveles de genialidad de Pulp Fiction y Kill Bill, Death Proof es como un auto de segunda, pero que está muy bien conservado y equipado para todo terreno.

Título original: Death Proof
País y año: Estados Unidos, 2007
Director: Quentin Tarantino
Actores: Kurt Russell, Rose McGowan, Rosario Dawson, Zoe Bell, Vanessa Ferlito, Sydney Tamiia Poitier, entre otros.
Calificación: *** 1/2

Un último golpe antes de retirarse

La carrera de Mickey Rourke venía en caída libre desde los años 90, justo en la época en que empezó a boxear y su rostro se empezó a volver cada vez más irreconocible, primero por las heridas y luego por las cirugías. En 2005 logró cierta notoriedad con el personaje de Marv en Sin City, pero ha sido Randy “The Ram” Robinson en El Luchador (The Wrestler) el papel que lo ha hecho resucitar como actor, ganando un Globo de Oro y una nominación al Oscar. Rourke interpreta a un luchador que está en el ocaso de su carrera y que por problemas con el corazón, debe retirarse y resignarse a trabajar en un supermercado, mientras intenta recuperar el cariño de su hija (Evan Rachel Wood) y ganar el de una bailarina nudista (Marisa Tomei).

El director Darren Aronofsky ha evitado el estilo visual delirante e hiperactivo de sus cintas anteriores Réquiem por un Sueño y La Fuente de la Vida para narrar una historia más íntima y conmovedora. Aquí le permite a Mickey Rourke volverse inmortal con un personaje que no duda en cortarse la frente con una cuchilla para añadir más dramatismo a la pelea, pero que fuera del cuadrilátero es un hombre que se siente muy solo, que se aferra a sus épocas de gloria y que busca llenar sus inmensos vacíos de afecto. Independientemente de si nos gusta la lucha libre, Rourke logra que sintamos la necesidad de verlo triunfar una vez más sobre el ring y sobre el écran.

Título original: The Wrestler
País y Año: Estados Unidos 2008
Director: Darren Aronofsky
Actores: Mickey Rourke, Marisa Tomei, Evan Rachel Wood, Mark Margolis, Todd Barry, entre otros.
Calificación: ****

No hay comentarios: