28 feb. 2013

Yo te libero




Django sin cadenas y Lincoln están encadenadas por una serie de similitudes: ambas transcurren en el Siglo XIX, ambas abordan el tema de la esclavitud y ambas triunfaron en las categorías de actuación en el Oscar. 

Abolición vs. Oposición

Lincoln nos sitúa en medio de la Guerra Civil, cuando el Presidente Abraham Lincoln (Daniel Day-Lewis) decide abolir la esclavitud, pero su propuesta encuentra opositores dentro de su gabinete y en la Cámara de Representantes.

Las mejores escenas de Lincoln son las enmarañadas negociaciones que se hacen entre los demócratas y republicanos para llegar a un acuerdo que les permita alcanzar el número de votos necesario para aprobar la ley. Los conflictos de intereses y la compra de voluntades nos resultan familiares, porque siguen gozando de una envidiable vigencia.

El director Steven Spielberg nos muestra un estilo más reflexivo y contenido, lo cual demuestra su madurez como cineasta. Sin embargo, la película llega a tornarse un poco reiterativa y da vueltas en círculos, lo que alarga el metraje más de lo necesario.

Sally Field está fantástica como la Primera Dama Mary Todd Lincoln y Tommy Lee Jones brilla como un senador combativo. Sin embargo, éste es el show de Daniel Day-Lewis, quien tiene una actuación sublime y transmite la sabiduría de un líder inspirador. Ha logrado el tercer Oscar de su carrera por este papel y se lo merece: es un brillante camaleón capaz de adoptar el acento, los movimientos y gestos de cualquier personaje, para conferirle una nueva vida y un renovado significado. 


Tìtulo original: Lincoln
País y año: EEUU 2012
Director: Steven Spielberg
Actores: Daniel Day-Lewis, Sally Field, Tommy Lee Jones, David Strathairn, Joseph Gordon-Levitt, James Spader, Hal Holbrook,John Hawkes, entre otros.
Calificación: *** 1/2.

El negocio de la revancha 

En los años previos a la Guerra Civil, un cazador de recompensas, el doctor alemán King Schultz, libera a un esclavo llamado Django para que lo ayude a identificar a unos buscados criminales. Tras convertirse en socios y aliados, se embarcan en la misión de rescatar a la esposa de Django, quien trabaja como esclava en una brutal plantación en Mississippi.

Quentin Tarantino es uno de los cineastas que mejor ha graficado las historias de venganza y reivindicación. Basta recordar la épica revancha de la Novia en Kill Bill y de Shosanna en Bastardos sin gloria. Aunque Django sin cadenas tiene un desenlace que destila cierta sensación de dèja vu, tiene como contrapeso una notable galería de personajes memorables.

Jamie Foxx cumple lo justo y necesario con su papel de héroe vengador, pero es opacado por sus tres compañeros de reparto: Leonardo DiCaprio, quien confecciona un villano obsesivo; Samuel L. Jackson, quien siembra el terror con una sola mirada de desconfianza; y, sobre todo, Christoph Waltz, quien es bendecido con las mejores líneas de diálogo y toma por asalto cada escena con su ironía y magnetismo. Waltz ganó el Oscar a mejor actor de reparto por Django sin cadenas, el mismo premio que obtuvo hace 3 años por otro film de Tarantino, Bastardos sin gloria


Sobre todo durante el inicio e intermedio de la película, el excelente guión nos depara escenas de gran tensión y suspenso, matizadas con las dosis justas de humor negro. Tarantino nos ha acostumbrado a esperar que las escenas más cotidianas y aparentemente distendidas, pueden tornarse repentinamente en un ajuste de cuentas o una explosiva confrontación. Y mientras siga sorprendiéndonos, seguiremos asistiendo a sus festines sangrientos.

Tìtulo original: Django Unchained
País y año: EEUU 2012
Director: Quentin Tarantino
Actores: Jamie Foxx, Christoph Waltz, Leonardo DiCaprio, Samuel L. Jackson, Kerry Washington, Walton Goggins, entre otros.
Calificación: ****.

No hay comentarios: