12 ene. 2007

Todo se vende

El Niño (L´Enfant ) es una película sorprendente, a pesar de los escasos diálogos y la aparente falta de acción. Cuenta la historia de Bruno (Jérémie Renier) y Sonia (Déborah François), una pareja de chicos, casi unos adolescentes, que acaban de tener un bebé.

Bruno no parece darle mucha importancia al recién nacido, no tanto porque sea un hijo no deseado (nunca da indicios de que lo fuera), sino porque le da igual. Su propósito en la vida es robar para sobrevivir, con la ayuda de unos chicos menores que él, quienes hacen el trabajo sucio pero él se lleva la mejor tajada.

Para él no hay límites morales ni sacrificios personales que no valga la pena hacer por unos billetes con los cuales salvar el día. Por eso, no tiene problemas en alquilar su departamento e irse a dormir a la calle o, más aún, en vender a su propio hijo. ¿Se da cuenta de lo que está haciendo? ¿Le resulta inhumano o inmoral llegar a ese extremo? Bruno no lo verbaliza, pero uno puede sacar sus propias conclusiones mientras observa pacientemente cómo él pretende resolver sus problemas.

Escrita y dirigida por los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne, El Niño ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes 2005, además de otros reconocimientos en festivales europeos. Es el tipo de película que mucha gente podría considerar “lenta”, debido a que muchas escenas son largas y no ofrecen un diálogo constante. Pero en cambio, nos ofrecen detalles que construyen una imagen más completa y realista de los personajes. Tal vez no hablan mucho, pero pueden estar gritando con la mirada.

La opción de los directores es presentar una historia cruda sin rodearla de adornos melodramáticos, ni siquiera cuenta con una banda sonora que nos indique cuándo emocionarnos. Por momentos, parecemos asistir a un documental sobre padres adolescentes, pero sin la narración en off. La cámara sigue a Bruno por su recorrido y búsqueda de sacar dinero de donde sea y como sea, pero no lo juzga.

El guión no pretende servir de manual de autoayuda sobre cómo ser mejores personas a pesar de las circunstancias adversas. Tampoco es una apología del crimen. Es una mirada atenta al universo marginal en la que este personaje inmaduro y despreocupado intenta simplemente sobrevivir.

Aunque el foco está puesto principalmente en Bruno, hubiera sido interesante conocer más a Sonia y a la mamá de Bruno, quien aparece sólo en una escena. Si bien es cierto que podemos estar mal acostumbrados a un ritmo mucho más ágil en el que ocurren demasiadas cosas en una misma escena, vale la pena darle una oportunidad a esta cinta poco convencional que nos plantea interrogantes sobre nuestros propios límites.

Título original: L´Enfant
País y Año: Bélgica, Francia 2005
Director: Jean-Pierre y Luc Dardenne
Actores: Jérémie Renier, Déborah François
Calificación: *** 1/2

No hay comentarios: