4 jun. 2010

Los saltos persas

Basada en el clásico videojuego, El Príncipe de Persia: Las arenas del tiempo cuenta la historia del Príncipe Dastan (Jake Gyllenhaal), quien descubre una daga que tiene el poder de volver atrás el tiempo con sólo presionar un botón. Junto con Tamina (Gemma Arterton), la Princesa de Alamut, deben evitar que la daga caiga en manos del enemigo y se desate una tormenta de arena que destruya el mundo.

La acelerada película tiene abundantes escenas de acción, aventuras y saltos, muchos saltos. No sólo el protagonista prefiere desplazarse de un sitio a otro saltando por los techos o trepando paredes como el Hombre Araña, sino que además la narración tiene varios saltos en el tiempo, gracias a la mágica daga que puede retroceder al pasado y cambiar cualquier evento.

Este mecanismo, que resulta emocionante y hasta divertido en un inicio, va perdiendo la capacidad de asombro cuando, ante cada personaje que muere o queda en peligro, se presiona la daga y se borra todo como si se tratara de la función de “Deshacer” del teclado.

Jake Gyllenhaal es un actor que ha destacado en cintas independientes como Donnie Darko y Brokeback Mountain, pero aquí se le nota perdido en el rol de héroe de acción.

En papeles secundarios, encontramos a dos grandes actores: Ben Kingsley (Gandhi, La Lista de Schindler, La Isla Siniestra) en el papel de Nizam, el hermano del rey; y Alfred Molina (Frida, Spider Man 2, An Education), irreconocible como un convenido empresario informal que organiza carreras de avestruces.

Ambos actores elevan el nivel de esta cinta que por momentos más parece un videojuego que repite las mismas acciones y peleas, cambiando sólo de escenario y ponchando en cámara lenta cada salto para mayor lucimiento de los efectos visuales.

Título original: Prince of Persia: The Sands of Time
País y año: Estados Unidos, 2010
Director: Mike Newell
Actores: Jake Gyllenhaal, Gemma Arterton, Ben Kingsley, Alfred Molina, Richard Coyle, Ronald Pickup, entre otros.
Calificación: ** 1/2

2 comentarios:

tequilasunrise dijo...

Jake Gyllenhawt! heroe de acción? también me lo pregunté y lo dudé mas de una vez, aunque su dedicación y preparación fisica para darle vida al personaje es indiscutible, ridículo si me parece que lo hayan bronceado cuando pudieron haber conseguido a un protagonista 'menos blanco' para el papel, al igual que la princesa Tamina que debe haber pasado por el solarium mas de 100 veces (la actriz es practicamente albina). Dejando del lado lo obvio, es una película basada en un video juego, de la cual sólo se espera entretenimiento, no profundidad ni actuaciones oscar-worthy. Creo que cumple con un par de horas de horas de buen pop corn y nada más... ahora la pregunta es: porque esta en tu blog! Hasta una critica de Sex and the City 2 sería mas interesante y divertida :P

Juan Carlos dijo...

Coincido en que Gyllenhaal y Arterton son demasiado caucásicos para interpretar los roles protagónicos, pero estamos hablando de Hollywood. Y por más que se trate de una película que sólo busca entretener, por lo menos podrían haber elaborado un guión más consistente.