11 may. 2014

Reencuentro de estereotipos

Después del arrollador éxito de Asu Mare, la empresa Tondero Producciones presenta su nueva propuesta: la comedia A los 40. Al igual que su predecesora, es un gran suceso de taquilla que reúne a un elenco de figuras mediáticas provenientes de la televisión y tiene un agresivo esquema de distribución que atiborra los multicines. En cuanto a las limitaciones, también repite la inconsistencia del guion, la apariencia de spot publicitario y la intromisión de los auspiciadores.

El argumento es bastante sencillo: un grupo de amigas se reúnen para celebrar su reencuentro de promoción, 25 años después de salir del colegio. El almuerzo sirve para reavivar viejas rencillas, romances interrumpidos y conflictos familiares que estallan justo ese día.

A los 40 es una comedia que funciona sólo en contadas escenas, especialmente cuando fluye el talento de Wendy Ramos, quien interpreta a una entusiasta mujer que se gana la vida como modelo de órganos. Al igual que en Asu Mare, Ramos se las arregla para ser la actriz más divertida del conjunto. Su humor se siente más auténtico y espontáneo, menos ensayado y viciado que el de actores como Carlos Alcántara o Johanna San Miguel.

Las estupendas Gianella Neyra y Sofía Rocha se esfuerzan por crear personajes con un cierto grado de complejidad, aunque su historia tiene un desenlace brusco. Cuando el conflicto entre ellas promete desenvolverse, de pronto interrumpe Carlos Alcántara para cumplir con la cuota de payasadas que satisfaga a la audiencia.

Si algo afecta el guion de A los 40 es la falta de frescura y originalidad. El pretexto del reencuentro de promoción abre la posibilidad de desarrollar la interacción entre estas mujeres cuarentonas, pero esa promesa queda trunca, porque el director y guionista Bruno Ascenzo prefiere distraerse en personajes secundarios, como el novio bufón, el hermano idiota o la hija rebelde y temperamental.

A este desfile de estereotipos, se suman situaciones trilladas como la del personaje que actúa de manera disparatada después de haber comido brownies con marihuana. En realidad, es sólo una excusa para que Carlos Alcántara repita su gastado repertorio de chistes, muecas y frases hechas ("¿Y tú cómo te llaaamas?"), que ha paseado por otros medios hasta la saciedad.

Si bien en las grandes producciones de Hollywood es común la colocación sutil de marcas y productos en alguna escena ("product placement"), en A los 40 esta práctica se hace de manera intrusiva y exagerada. Uno de los principales auspiciadores del film es un banco que aparece de manera arbitraria en varias escenas: hay planos cerrados del cajero automático, la tarjeta de crédito, la carta de presentación del banco y así sucesivamente.

Está muy bien que Tondero Films apueste por hacer cintas que revienten la taquilla, pero podrían animarse por arriesgar más en los guiones, evitar la corrección política y darle a sus actores estrella la oportunidad de salir del molde y crear personajes diferentes. Probar fórmulas no convencionales también puede resultar muy rentable.


Título original: A los 40
País y año: Perú 2014
Director: Bruno Ascenzo
Actores: Katia Condos, Carlos Alcántara, Gianella Neyra, Sofía Rocha, Wendy Ramos, Carlos Carlín, Johanna San Miguel, Andrés Wiese, Patricia Portocarrero, Lali Espósito, entre otros.
Calificación: **.

4 comentarios:

Eduvat dijo...

Muy buena crítica. Tienes razón, está bien que ya se hable de cine nacional taquillero. Sea buena o mala la película, es un gran avance para esta industria.

Juan Carlos Ugarelli dijo...

Gracias por tu comentario. Se quiere gestar una industria, lo cual de por sí es positivo. Esperemos que las siguientes propuestas dirigidas al público masivo estén mejor trabajadas.

Hoyenelvalle dijo...

Justo la vi y quería tu opinión y ya la intuía!! Me encanta el post!

Hoyenelvalle dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.