22 dic. 2014

Fantasmas incestuosos

Hace 13 años, David Lynch mostró en Mulholland Dr. a Hollywood como una pesadilla perversa y retorcida en la que todos son contaminados. Ahora, David Cronenberg expone en Polvo de estrellas (Maps to the Stars) otra faceta tóxica de la industria del cine, un imperio construido en base al egocentrismo, la ambición, la codicia y hasta el incesto.

Dos familias disfuncionales son la base de la película. Por un lado, está Havana Segrand, una actriz obsesionada con interpretar el mismo papel que hizo famosa a su madre Clarice. Ella falleció hace muchos años en un incendio, pero su fantasma visita a Havana para atormentarla. Poco a poco se revelan los maltratos y abusos que cometía con su hija mientras vivía.

Por el otro lado, está la familia Weiss: el padre es un terapeuta que ha hecho una fortuna vendiendo libros de autoayuda, su esposa maneja la carrera de su hijo Benjie, un majadero actor adolescente. El enlace entre ambas familias es la otra hija, Agatha Weiss, una pirómana recién salida de rehabilitación que consigue trabajo como asistente de Havana.

El director David Cronenberg y el guionista Bruce Wagner se proponen traerse abajo el mito idílico de la supuesta fábrica de sueños que es Hollywood y muestran todos los vicios que la corrompen. Allí están, por ejemplo, la poca disposición a correr riesgos probando las fórmulas seguras de los remakes y las secuelas; los caprichos absurdos de actores jóvenes y consagrados, que se creen dioses todopoderosos; la fecha de caducidad a la que se enfrentan las actrices a medida que empiezan a envejecer; las adicciones que consumen a los actores, sus entradas y salidas de los centros de rehabilitación, etc.

A lo largo de su carrera, Cronenberg se ha especializado en mostrar la complejidad del ser humano, así como sus comportamientos extremos y vehementes, como en La mosca, Una historia violenta, Un método peligroso, entre otras. En Polvo de estrellas analiza la personalidad de actores con egos colosales, dispuestos a aplastar a quien sea con tal de triunfar. También muestra cómo las obsesiones deforman físicamente a una persona: Agatha está desfigurada por las marcas de un incendio que ella misma provocó.

Julianne Moore, una actriz valiente y acostumbrada a tomar riesgos en su carrera, ofrece una actuación electrizante como Havana. Está fantástica en toda la película, pero hay una escena especialmente poderosa, que saca a relucir sus mejores armas como actriz: en plena sesión de yoga, recibe una llamada telefónica en la que le informan el resultado de la audición para el papel que tanto esperaba. Su rostro se va transformando a lo largo de la llamada y sus emocionan entran en ebullición hasta provocar una explosión.

El aspecto menos logrado de este retrato siniestro de las perversiones de Hollywood, es la continua aparición de fantasmas, quienes no producen ni terror ni ninguna emoción, sólo son un mecanismo obvio del guion para expresar los temores de los personajes. Asimismo, la terquedad de cierto personaje por continuar con la tradición incestuosa de su familia y el trágico incendio en que muere otro personaje se sienten como meras réplicas caprichosas del guion para probar que todo se mueve en círculos viciosos y ponzoñosos.


Título original: Maps to the Stars
País y año: Canadá, EEUU 2014
Director: David Cronenberg
Actores: Julianne Moore, Mia Wasikowska, John Cusack, Evan Bird, Olivia Williams, 
Robert Pattinson, entre otros.
Calificación: ***.

No hay comentarios: