27 feb. 2011

Pánico en Palacio

En el colegio, la universidad o la oficina, todos hemos sido testigos de alguien que sufre al hablar en público. Conocemos los síntomas: ataques de pánico, sudor en las manos, bloqueo mental. La situación se agrava cuando además se padece de tartamudez. Si para un simple mortal, la situación puede ser aterradora; entonces la vida debió ser una pesadilla para el Rey George VI de Inglaterra, el protagonista de El discurso del rey (The King's Speech).

Esta cinta británica nos muestra los infructuosos intentos de George VI (Colin Firth) por vencer este problema, hasta que su esposa Elizabeth (Helena Bonham Carter) conoce al especialista Lionel Logue (Geoffrey Rush). Con técnicas poco ortodoxas, Logue busca ayudar a George en momentos decisivos para Inglaterra: la muerte del Rey George V, la coronación de sus dos hijos y el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

El discurso del rey es una cinta de cambio y aprendizaje. George patalea y se desespera, quiere decir muchas cosas, pero las palabras se quedan atracadas en la punta de la lengua. Se siente minimizado ante la presencia de su padre y su hermano, quienes le producen cierta ansiedad. Pero lo quiera o no, tiene que superar esos obstáculos si quiere gobernar.

Lionel es un actor frustrado que sin embargo, utiliza su histrionismo para curar a sus pacientes. A pesar de ser un plebeyo que se toma la confianza de tutear a George y de entrometerse en su vida privada, surge una sólida amistad que supera las barreras sociales y levanta las cejas de los sectores más tradicionales del entorno real.

La mayor fortaleza de El discurso del rey está en la calidez con que retrata la relación entre el rey y su terapeuta. Humaniza a sus personajes hasta que sean palpables. Colin Firth y Geoffrey Rush están excepcionales y saben complementarse para dejar que cada uno brille cuando debe hacerlo. Mientras el primero nos involucra en sus temores y angustias, el segundo nos transmite confianza y seguridad.

La superación de la adversidad es un tema recurrente en el cine. Algunas veces se hace con excesivo sentimentalismo, pero en este caso se recortan los excesos para filtrar una emoción que se siente genuina y contagiosa. El clímax es emotivo, aunque no sea inesperado.

Sus 12 nominaciones al Oscar, más los triunfos en los Sindicatos de Productores, Directores y Actores de Hollywood la coronan como la gran favorita para esta noche. Si bien es una cinta hecha con pulcritud y elegancia, personalmente prefiero Red Social y Toy Story 3 entre las 10 nominadas a mejor película. De todos modos, celebraré cuando Colin Firth gane el premio al mejor actor. Dudo que sufra ataques de pánico al dar su esperado discurso, el primero como soberano indiscutible de la gran pantalla.

Título original: The King's Speech
País y año: Reino Unido 2010
Director: Tom Hooper
Actores: Colin Firth, Geoffrey Rush, Helena Bonham Carter, Guy Pearce, Michael Gambon, entre otros.
Calificación: ****

2 comentarios:

andres corzo dijo...

esta pelicula me dio mucho sueño no quiero decir que sea mala porque me matarian jajajaj rescato la investigacion hitorica!! sencillamente genial y no le crei a Helena Bonham Carter en su papel de reina de inglaterra pero creo que soy yo porque siempre la veo de bruja demente

Juan Carlos Ugarelli dijo...

Helena Bonham Carter está encasillada en papeles más excéntricos. Si bien es cierto que cuesta imaginarla de Reina de Inglaterra, cumple bien el rol de soporte de su marido.