12 mar. 2013

Temporada de caza

La noche más oscura nos muestra la larga cacería del terrorista más buscado del mundo, mientras que The Master analiza cómo un hombre sin rumbo es captado por una secta religiosa.

La hora de Chastain

La directora Kathryn Bigelow retrató el miedo y la paranoia de un equipo especializado en desactivar bombas en Irak en su film anterior The Hurt Locker. En La noche más oscura (Zero Dark Thirty) nos enseña un ángulo diferente de este conflicto: cómo durante una década la CIA rastrea y persigue a Osama Bin Laden.

Cuando la agente Maya (Jessica Chastain) llega a Pakistán, presencia impactada cómo se tortura a los detenidos para obtener información. Sin embargo, su piel empieza a endurecerse a medida que, internamente se enfrenta a una barrera de prejuicios y obstáculos burocráticos y, externamente, sus compañeros son víctimas de ataques terroristas.

Después de interpretar a personajes más ingenuos (Historias cruzadas) o maternales (El árbol de la vida), Jessica Chastain continúa sorprendiéndonos con su gran versatilidad, logrando una actuación vibrante como una mujer consumida por su obsesión y enfocada en lograr su objetivo hasta el final. Es notable la evolución de su personaje y la manera cómo carga con todo el peso dramático del film.

Aunque conocemos el desenlace de antemano, por ser un hecho histórico tan reciente, Bigelow maneja estupendamente la tensión, involucrando al espectador en la labor de inteligencia y en la persecución de pistas aparentemente imposibles de ubicar. La impecable edición contribuye a alternar con buen pulso narrativo todas las idas y venidas de esta búsqueda exhaustiva y extenuante.

Título original: Zero Dark Thirty
País y año: Estados Unidos 2012
Directora: Kathryn Bigelow
Actores: Jessica Chastain, Joel Edgerton, Chris Pratt, Jason Clarke, Kyle Chandler, Jennifer Ehle, Édgar Ramírez, James Gandolfini, entre otros.
Calificación: ****.


La maestría de Phoenix y Hoffman

Paul Thomas Anderson es uno de los directores más interesantes del cine norteamericano actual, porque experimenta constantemente y exige tanto de sus actores como de los espectadores. Luego de su obra maestra Petróleo sangriento (There Will Be Blood), continúa indagando en los extremos del fanatismo religioso en su último film, The Master

Aunque nunca se le menciona directamente, la película estaría basada en la historia de la Iglesia de la Cienciología.
Lancaster Dodd (Philip Seymour Hoffman) es un carismático intelectual que funda su propio culto religioso en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Freddie Quell (Joaquin Phoenix) es un veterano de guerra desorientado y sumido en el alcohol, que tras ser captado por la secta de Dodd, se convierte en su conejillo de indias.

The Master maneja una estructura narrativa poco convencional, lo que resulta demandante para ciertos espectadores. Está encadenada por episodios que a simple vista parecen no tener mucha relación entre sí, pero que conforman un todo intrigante. La sucesión de métodos que utiliza Dodd para transformar y acaso hipnotizar a Freddie, terminan convirtiéndolo en poco menos que un animal domesticado. Es una crítica abierta y directa a la manera en que muchos cultos religiosos adoctrinan y adormecen a sus seguidores.

Haciendo honor al título, este film es una verdadera clase maestra de actuación. Philip Seymour Hoffman aporta su experiencia de viejo zorro con amplia capacidad persuasiva. En contraposición, Joaquin Phoenix nos recuerda con esta electrizante interpretación que no hay nadie mejor que él para darles vida a estos personajes quebrados, vulnerables y torturados en busca de una sanación o una ruta de escape.

Título original: The Master
País y año: Estados Unidos 2012
Director: Paul Thomas Anderson
Actores: Philip Seymour Hoffman, Joaquin Phoenix, Amy Adams, Laura Dern, entre otros.
Calificación: ****.

No hay comentarios: