14 sept. 2011

Amores burros

Algunas veces, una ilusión amorosa puede embrutecer a las víctimas que caen bajo su efecto hipnótico. Precisamente, eso les ocurre a varios personajes de la comedia Loco y estúpido amor (Crazy, Stupid, Love.), la cual entrecruza algunas historias paralelas de romances imposibles, separaciones y desencuentros.

Ese esquema argumental me recordó mucho a la divertida película británica Realmente Amor (Love Actually), pero esta última es ciertamente superior. Ambas comedias muestran gente de distintas edades sucumbiendo al amor o sufriendo porque no son correspondidos. Si bien las dos películas tienen algunos clichés y resoluciones esquemáticas, también dejan espacio para la sorpresa.

En Loco y estúpido amor, Emily (Julianne Moore) le pide el divorcio a su esposo Cal (Steve Carell) y le confiesa que le ha sido infiel. Cal debe enfrentar su inesperada soltería, para lo cual recibe la ayuda de Jacob (Ryan Gosling), quien siente tanta pena por él cuando lo conoce en un bar, que se ofrece a enseñarle a conquistar a mujeres anónimas… como entrenamiento para luego reconquistar a su esposa.

Jacob puede tener a las chicas que desee, pues siempre caen rendidas ante sus calculados trucos de seducción. O mejor dicho, casi siempre, porque su metodología no funciona cuando conoce a Hannah (Emma Stone), una abogada muy concentrada en su carrera. Por otro lado, el hijo de trece años de Cal y Emily está obsesionado con su niñera de diecisiete años, quien a su vez se ilusiona con Cal, sin importarle la diferencia de edad.

Como decía al inicio, la película sigue algunas rutas predecibles, como la transformación del hombre común y corriente en un irresistible seductor (incluyendo el clásico y tantas veces visto cambio de look logrado gracias a una rápida incursión por la peluquería y las tiendas de ropa de diseñador). Sin embargo, el guión también se reserva más de un giro inesperado, algunos diálogos mordaces y varias situaciones realmente hilarantes.

El reparto está compuesto por varios actores con indiscutible talento para la comedia. Steve Carell logra hacernos reír como en las comedias Virgen a los 40 años, El Super Agente 86 o la genial Little Miss Sunshine. Julianne Moore está espléndida como siempre, aunque su papel no le permite explotar su enorme potencial cómico y dramático como en The Kids Are All Right, por citar otra película en la que ella interpretaba a una mujer en plena crisis matrimonial.

No obstante, la verdadera sorpresa del elenco es el canadiense Ryan Gosling, quien se hizo famoso gracias a dramas como The Notebook o Half Nelson (la cual le valió una nominación al Oscar). En Loco y estúpido amor, Gosling demuestra un buen ritmo para la comedia, una actitud desenfadada y dominio de escena.

Sin llegar a ser una comedia infalible, esta película nos recuerda que así como el amor puede afectar nuestro coeficiente intelectual, también tiene el poder de motivarnos a ser mejores individuos. Y eso no es ni loco ni estúpido.

Título original: Crazy, Stupid, Love.
País y año: Estados Unidos 2011
Directores: Glenn Ficarra y John Requa
Actores: Steve Carell, Julianne Moore, Ryan Gosling, Emma Stone, Kevin Bacon, Marisa Tomei, Analeigh Tipton, Jonah Bobo, entre otros.
Calificación: ***

1 comentario:

Celia dijo...

La primera frase de tu post es "terrorificamente cierta"