15 jun. 2019

Las 5 mejores películas que vi en el Festival de Cine Al Este 2019

Llegó a su fin la X edición del Festival de Cine Al Este, especializado en películas de Europa Central y Oriental. Este año fui invitado a integrar el jurado oficial de prensa, para la categoría de largometrajes de ficción. De las 12 películas que hubo en competencia, presento a continuación mi reseña de las tres más destacadas.


En mi habitación (In My Room, Alemania) fue la película que mis colegas del jurado y yo seleccionamos como la mejor de la competencia. Es un film post apocalíptico en el que un hombre parece ser el único sobreviviente. Cuando se queda totalmente solo, puede liberarse del consumismo, la competitividad y la ansiedad por agradar a los demás. El mundo se vuelve su gran habitación y su campo de experimentación. El director Ulrich Köhler ofrece una película sugerente, fascinante y rica en lecturas sobre la sociedad occidental y las interacciones que se generan entre los seres humanos, así como entre el hombre, la naturaleza y los animales. Sin embargo, entrelaza estos temas con elegancia y sutileza, sin ceder espacio a los sermones ni las moralejas. Calificación: 8/10.


Atardecer (Napszállta, Hungría) está ambientada en Budapest en 1913, en la época de apogeo del Imperio Austrohúngaro. Al igual que en su ópera prima El hijo de Saúl, el cineasta László Nemes sigue a su protagonista pegando la cámara a ella y conduciéndola hacia una serie de revelaciones sobre su historia familiar y la historia presente de una civilización que está a punto de desmoronarse. A nivel técnico, es una película prodigiosa, en la que la elegancia de los decorados y vestuarios contrasta con las apariencias engañosas de unos personajes que esconden secretos peligrosos. Calificación: 8/10.


Donbass (Ucrania) está concatenada por una serie de viñetas que exponen la situación crítica que atraviesa Ucrania: guerra, corrupción, represión, impunidad y manipulación de la información. A través de unos impresionantes planos secuencia, el director Sergey Loznitsa muestra episodios cotidianos en los que el caos se va apoderando de la población, sumiéndola en un estado de incertidumbre, indignación e ira, donde no obstante hay espacio para un tono sarcástico que ablanda el recorrido por esta representación del horror. Calificación: 7/10.

Adicionalmente, en las secciones paralelas, pude apreciar dos películas atractivas que vienen de competir en los Festivales de Berlín y Cannes.


Sinónimos (Synonymes, Francia / Israel) es como un diccionario abierto: está llena de significados y de descubrimientos. Es una crítica aguda al gobierno de Israel, a su exacerbado militarismo y machismo. Lejos de idealizar a Francia, también cuestiona la supuesta libertad de la que gozan sus ciudadanos. El cineasta Nadav Lapid presenta una reflexión furiosa y desenfadada sobre la identidad personal y la identidad nacional, sobre las fronteras que lleva consigo una persona cuando se muda a otro país. Ganó el Oso de Oro en el Festival de Berlín. Calificación: 8/10.


Leto (Лето, Rusia) es un musical de rock dirigido por Kirill Serebrennikov, en el cual la música es una forma de resistencia y una ruta de escape hacia fantasías de una vitalidad tan desbordante como urgente. Varias escenas dramáticas cautivan, pero no alcanzan la misma vibración que las potentes escenas musicales. Calificación: 7/10.