8 ene. 2012

Balance 2011: El año de la nostalgia II

En el post anterior, hice un recuento de mis 10 estrenos favoritos del año pasado. Hay otras películas (casi tan) valiosas que se quedaron fuera del ranking, pero que vale la pena mencionar:

* Los dramas inteligentes, cuyos personajes se enfrentan a un destino adverso: Camino a la libertad, El peleador, Ágora y Un novio para tres esposas.

* La comedia políticamente incorrecta que desnuda la rivalidad femenina: Damas en guerra.

* Los blockbusters sorprendentes, que se diferencian del resto por sus buenas historias: El planeta de los simios: (R)evolución, Las aventuras de Tintín y X-Men: Primera Generación.

* El cine argentino protagonizado por Ricardo Darín: Un cuento chino y Carancho.

Las 10 mejores actuaciones

La actuación más impactante del año fue la de Javier Bardem en Biutiful, en la que interpreta a un hombre desahuciado que intenta dejar a sus hijos a buen recaudo. Bardem está tan convincente que es imposible no identificarse con el sufrimiento inenarrable de su personaje.

Otros actores muy destacados fueron Colin Firth y Geoffrey Rush en El discurso del rey, James Franco en 127 Horas y Paul Giamatti en Un novio para tres esposas.

Entre las actrices más destacadas, brillaron Natalie Portman en El Cisne Negro, Nicole Kidman en Al otro lado del corazón y Melissa Leo en El peleador. Las dos revelaciones del año fueron dos pequeñas actrices que demostraron un enorme potencial: Hailee Steinfeld en Temple de Acero y Fátima Buntinx en Las malas intenciones.

Las decepciones


Después de 11 películas muy buenas, el estudio de animación Pixar dejó de tener un record invicto con Cars 2, una cinta con buen nivel técnico pero un guión desprovisto de ingenio o magia. Su falta de inspiración se evidencia en un humor chabacano y una historia de espionaje bastante floja.

Sin embargo, Cars 2 no fue la única secuela animada que me decepcionó este año: Happy Feet 2 siguió haciendo bailar a los pingüinos, pero se olvidó de generar emoción. Gato con Botas calcó otros cuentos infantiles al igual que su mentor Shrek, pero sin la irreverencia ni osadía de éste.

Otro desencanto llegó con El turista, protagonizada por Angelina Jolie y Johnny Depp. Su argumento inverosímil y su patético giro final son motivo suficiente para mandar al guionista de viaje, pero sin boleto de retorno.


No obstante, quien se lleva la corona a la peor película del año es la “comedia” Si fueras yo (The Change-Up), un adefesio sobre dos hombres que cambian de cuerpo después de orinar en una pileta. Tras mostrar escenas de bebés defecando y electrocutándose, intenta reivindicarse con un mensaje moralizador sobre la importancia de la familia. Un bodrio incoherente e impresentable.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya me diste ganas de ver Biutiful, y mi CD de la pela el otro Yo que hasta el momento no la he visto y ahora menos.
Ce...

Juan Carlos Ugarelli dijo...

Biutiful tiene algunos aciertos y desaciertos, pero vale la pena verla sólo por el enorme impacto emocional que genera la brillante actuación de Javier Bardem.